Llámanos: 1102 9003

Voluntariado y Servicio social

Para ofrecer servicios con calidad, tanto en nuestras instalaciones como en los diversos hospitales, La Casa de la Sal, A.C. realiza un minucioso proceso de reclutamiento,

Leer Más

Procuración de Fondos

Gracias a la generosidad y al compromiso de empresas, instituciones y personas físicas, a lo largo de estos 26 años, La Casa de la Sal, A.C., ha logrado mantener su operación y la calidad en todos los servicios que ofrece.

Leer Más

Prevención y Capacitación

A través de su área de Prevención y Capacitación, La Casa de la Sal, A.C. se encarga de difundir las medidas que existen para evitar la transmisión del VIH, creando conciencia del cuidado de la propia salud.

Leer Más

Logros Institucionales

Durante sus 30 años de trabajo ininterrumpido, La Casa de la Sal, A.C. ha recibido diversos premios, tanto nacionales como internacionales,

Leer Más

Enlaces Hospitalarios

Es el área encargada de aportar sentido humano a la atención integral que reciben quienes viven con VIH/SIDA, en diferentes hospitales públicos ubicados en el área metropolitana de la ciudad de México.

Leer Más

Clínica Psicológica

Es el área encargada de brindar atención psicológica especializada orientada a la asimilación y adaptación a una nueva condición de vida, tanto para quien vive con el diagnóstico como para su familia.

Leer Más

¿Quiénes somos?

¿Qué es la Casa de la Sal, A.C.?

La Casa de la Sal, A.C. es una asociación mexicana no lucrativa, constituida el 9 de diciembre de 1986. Su labor consiste en dar orientación, apoyo emocional y compañía a niños, niñas, adolescentes y adultos, que viven con VIH o SIDA.

Leer Más

¿Quiénes somos?

¿Qué es la Casa de la Sal, A.C.?

La Casa de la Sal, A.C. es una asociación mexicana no lucrativa, constituida el 9 de diciembre de 1986. Su labor consiste en dar orientación, apoyo emocional y compañía a niños, niñas, adolescentes y adultos, que viven con VIH o SIDA.

La Casa de la Sal, A.C., se dedica a:

  • Proporcionar apoyo médico, nutricional y psicológico a niños, niñas, adolescentes y adultos que viven con VIH o SIDA, así como a sus familiares.
  • Dar alojamiento y atención integral a niños, niñas y adolescentes que carecen de recursos y viven con VIH o SIDA.
  • Crear estrategias de prevención que impacten en la disminución de las tasas de incidencia de VIH y SIDA en México.
  • Sensibilizar al personal de salud para promover atención humana y con calidad a quienes viven con VIH/SIDA.
  • Desarrollar trabajos de investigación sobre VIH y SIDA y difundirlos a nivel nacional e internacional.
  • Editar todo tipo de publicaciones que se relacionen con los objetivos de la Institución.

 

La Casa de la Sal, A.C., ha desarrollado una red de apoyo que ofrece servicios, gratuitos, para quienes viven con VIH o SIDA, en diferentes grupos sociales.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

En 1986, casi al tiempo en que la Comisión de Nomenclatura de Virus, decidiera que el agente del SIDA, definitivamente, sería llamado Virus de Inmunodeficiencia Humana, en nuestro país empezaron a registrarse los primeros casos y defunciones provocadas por este padecimiento. Fue entonces cuando la doctora en pedagogía Rosa María Rivero, tuvo la oportunidad de acompañar a uno de esos primeros pacientes y a su familia, durante el rápido desarrollo de una enfermedad, prácticamente desconocida y en el inevitable proceso de despedida de uno de sus integrantes.

Esta experiencia, aunque dolorosa, por la cercanía que la doctora tenía con aquella familia; motivó a la doctora Rivero a llevar a otros pacientes y sus familias, un acompañamiento similar. La labor realizada, pronto fue conocida por las autoridades del Centro Médico La Raza y el Hospital General de México, quienes no dudaron en buscar el apoyo de la doctora Rivero para ofrecer una mejor atención al creciente número de personas que contraían la infección. Pronto, el intenso trabajo emocional y espiritual que se debía realizar, llevó a la doctora Rivero, a convocar a un grupo de siete voluntarias, quienes a partir de ese momento, sin ser médicos y sin contar con conocimientos detallados sobre VIH y SIDA, se dedicaron a brindar compañía y apoyo a enfermos terminales y sus familias.

Así, gracias al entusiasmo y el compromiso adquirido por la doctora Rivero y el grupo de voluntarias, el 15 de agosto de 1986 nace La Casa de la Sal, institución que en diciembre de ese mismo año, quedó constituida como una Asociación Civil.

Un par de años más tarde, en sus cotidianas visitas a los hospitales, el pequeño grupo que, para entonces, daba vida a La Casa de la Sal, conoció a Gilberto, un joven profesionista diagnosticado con VIH, quien ante la limitada atención que se ofrecía en los hospitales, pidió a las voluntarias le proporcionaran apoyo y compañía en su propia casa, casa que luego de su fallecimiento sería entregada a la institución para convertirse en la primera sede de La Casa de la Sal.

Por poco más de medio año, las voluntarias de La Casa de la Sal, permanecieron al lado de Gilberto, haciendo más llevaderos sus últimos días y el proceso de despedida de sus seres queridos. Así, la labor de La Casa de la Sal, de acompañamiento tanto en hospitales como a domicilio, se había convertido en una realidad, pero… aún estaba por llegar una nueva etapa: la fundación del Centro Infantil.

Luego de una serie de ventas de garage, en las que el menaje de la casa de Gilberto, se convirtió en los primeros fondos para respaldar la operación de la naciente institución, las voluntarias de La Casa de la Sal, son contactadas por autoridades hospitalarias, quienes les solicitan hacerse cargo de tres niños, cuyas pruebas de detección habían resultado positivas y acababan de quedar huérfanos porque sus padres también padecían la infección.

Así en 1991, Jonathan de tres años y Azucena de cuatro, se convirtieron en los fundadores del Centro Infantil de La Casa de la Sal.

Arriba